Whatsapp: 11-6595-2179

E.C.N.E (ENCEFALOPATIA CRONICA NO EVOLUTIVA) TAMBIEN CONOCIDA COMO PARALISIS CEREBRAL

No se olvide de visitar a nuestros prestadores activos en la web en caso de requerir alguna especialidad puede buscarlos en los filtros de la web BUSQUEDA DE PRESTADORES CLICK AQUI

Si es prestador de salud en DISCAPACIDAD  puede  darse de alta en la web ingresando de la misma pagina en la sección de inscripción de prestadores , también puede consultar la guía de inscripción a la web.

Si es PRESTADOR en discapacidad no pierda la oportunidad de inscribirse en la “UNICA GUIA” de prestadores de discapacidad a nivel nacional, puede hacerlo dentro de la web en el siguiente enlace dentro de la web en la seccion de inscripción  

Guia CLICK AQUI PARA INSCRIBIRSE 

 

Parálisis cerebral

encefalo

La parálisis cerebral también conocida como encefalopatía crónica no evolutiva, es un trastorno persistente del movimiento y de la postura causado por una lesión no evolutiva del sistema nervioso central, durante el periodo temprano del desarrollo cerebral limitado a los tres primeros años de vida.

La parálisis cerebral tiene 3 características:

1º Los trastornos son debidos a una lesión cerebral que interfiere en el desarrollo normal del niño.

2º Se distingue por el daño dominante de las funciones motrices, afectando al tono y al movimiento.

3º La lesión no es evolutiva pero sus consecuencias pueden variar en el niño.

Los factores que pueden causarla pueden ser prenatales, perinatales y postnatales.

En los primeros la lesión se produce en el embarazo, puede deberse a rubeola, sífilis, toxoplasmosis, citomegalovirus, herpes, hepatitis, irradiaciones, abortos reiterados, entre otras.

En los factores perinatales la lesión es ocasionada en el momento del parto, entre ellos podemos encontrar  la prematuridad, la anoxia, embarazos secundarios, shock técnicos, etc.

Y por último en los factores postnatales la lesión se debe a enfermedades luego del nacimiento como la meningitis, enfermedades metabólicas, deshidrataciones, traumatismos por accidentes graves, incompatibilidad Rh, entre otras.

Podemos encontrar  tres tipos de clasificación: la primera basada en  los efectos funcionales, la segunda según la topografía corporal y la última basada en el grado de severidad.

La primera tiene en cuenta la localización de la lesión, la clasifica en espástica, atetósica, atáxica, hipotónica y mixta.

Espástica:

Es la más frecuente, se debe a una lesión en la vía piramidal quien se encarga de los movimientos voluntarios.

Se manifiesta por hipertonía muscular donde hay resistencia al movimiento pasivo y reflejos exaltados, además de hiperextensión, umbral bajo de excitación y clonus.

Los movimientos  del niño espástico son rígidos, bruscos y lentos; y el tono muscular está constantemente aumentado, donde los músculos que contraen y distensionan, los cuales son los agonistas y antagonistas respectivamente, se encuentran tensos de manera simultánea.

La espásticidad puede ser repartida de manera uniforme por todo el cuerpo, aunque las piernas o la mitad del cuerpo suele se lo más afectado, mientras que el resto del organismo presenta movimientos casi normales.

 

 Atetósica:

El término atetosis significa sin postura fija.

Es el segundo tipo con más frecuencia, se produce por una lesión en el sistema extrapiramidal el cual se encarga de mantener la postura y el equilibrio mientras se realizan movimientos voluntarios, además de controlar los movimientos asociados e involuntarios y llevar el control automático del tono muscular.

Este cuadro manifiesta la alteración del tono muscular y sus fluctuaciones debido a la presencia de movimientos involuntarios en reposo o acompañando la actividad voluntaria y la persistencia de los reflejos arcaicos.

Dichos movimientos involuntarios, que dificultan la actividad voluntaria, son causados por cambios bruscos e inesperados del tono muscular pasando de la hipotonía o del tono normal a la hipertonía o viceversa, así como de la hiperflexión a la hiperextensión.

Los pacientes atetósicos tienen dificultad para mantenerse en una posición determinada y les es imposible realizar despacio un movimiento.

 

Ataxia:

Es poco frecuente, está afectado el cerebelo, quien se ocupa de coordinar y organizar el movimiento.

La clínica más evidente es la incoordinación de los movimientos, trastornos de equilibrio e hipotonía.

Generalmente se presenta de forma mixta como un síndrome cerebeloso con epasticidad.

Los niños atáxicos no consiguen medir su fuerza y sus movimientos son torpes, lentos y se apartan de la dirección inicialmente seguida.

La musculatura es fláccida, y la tensión de los músculos agonistas y antagonistas esta disminuida.

 

 

Hipotónica:

 

Suele presentarse como una fase previa a algunas de las formas de encefalopatía.

Los casos más severos van asociados con retraso mental.

Puede presentarse como un estadio transitorio hacia la espasticidad, atetosis, ataxia o una combinación de alguna de ellas.

Presenta bajo tono postural y poco o ausencia de control postural contra la gravedad.

La hipotonía es indicador de un retardo en el desarrollo intelectual.

Hay insuficiente co-contracción de los músculos del cuello y tronco, produciendo un control insuficiente de  cabeza y tronco.

 

Mixta:

Es una asociación de los distintos tipos de afectación.

 

La segunda clasificación considera la zona del cuerpo afectada, la divide en:

  • Monoplejía: Una extremidad afectada
  • Diplejía: Tienen mayormente afectados los miembros inferiores que los superiores.
  • Paraplejia: Tienen afectación de ambos miembros inferiores.
  • Hemiplejia: afectación en medio cuerpo en eje horizontal (pierna y brazo del mismo lado)
  • Triplejia: afectación de tres miembros.
  • Tetraplejia: Tienen afectación los miembros superiores y los inferiores.

 

 

 

Y la última clasificación según el grado de severidad puede ser leve, moderada y severa.

  • Leve
    • Lenguaje: Dificultades articulatorias ligeras.
    • Motricidad: Dificultad en motricidad fina.
    • Desplazamiento autónomo.
    • Autonomía personal: Pueden realizar de manera independiente las acciones cotidianas físicas.
  • Moderado:
  • Lenguaje: dificultades en el lenguaje, aunque comprensible.
  • Motricidad: Problemática en la motricidad fina y gruesa. Desplazamiento con ayuda.
  • Autonomía personal: Cierto grado de independencia en algunas acciones cotidianas físicas.
  • Severo:
  • Lenguaje: En ocasiones no aparece y requiere de sistemas de comunicación alternativos.
  • Motricidad: No pueden caminar y no tienen control de las extremidades, poco ó ausente control de la cabeza.
  • Autonomía personal: Incapacidad de la realización de acciones cotidianas físicas, tienen dependencia total.

 

La parálisis cerebral además de presentar trastornos del movimiento y del tono postural, la mayoría de los niños presentan otros trastornos asociados, los más comunes son los sensoriales, de la percepción, psíquicos, intelectuales, conductuales  y del lenguaje.

A pesar de que dicha lesión no es progresiva, las manifestaciones clínicas, pueden variar con el transcurso del tiempo debido a la plasticidad del cerebro en desarrollo.

Close Menu